Cirugía Laparoscópica

1.- ¿Qué es la Cirugía Laparoscópica?

La cirugía laparoscópica constituye uno de los grandes avances de la cirugía en el siglo XX al poder realizar las mismas intervenciones que en cirugía abierta pero evitando grandes incisiones.

Consiste en realizar un abordaje a través de pequeñas incisiones (entre 3 y 15mm). Técnicamente precisa crear un espacio en el abdomen tras la introducción de un gas (CO2) para poder trabajar.

Por pequeñas incisiones introduciremos unos dispositivos llamados trócares que permiten introducir el instrumental mientras que mantienen el espacio creado:

1.1.- Trocares:

Para poder intervenir se usa una cámara conectada a un televisor, a través del cual seguiremos la intervención y también instrumental especial necesario para realizar las diferentes maniobras de disección, corte, sutura, etc., que se precisen en la intervención.

1.2.- Ópticas de Laparoscopia:
1.3.- Instrumental de Laparoscopia:

Este tipo de cirugía se realiza en quirófano y habitualmente requiere anestesia general. No precisa ninguna preparación especial fuera de los estudios preoperatorios obligados para la cirugía que se vaya a realizar.

Hay que aclarar que la cirugía laparoscópica es una cirugía mínimamente invasiva pero no se trata de una cirugía menor ya que los procedimientos que se realizan son iguales que en la cirugía abierta, si bien cabe destacar que realizada por cirujanos especialmente preparados en esta técnica, se consigue que algunas intervenciones quirúrgicas sean menos agresivas siendo igualmente eficaces.

Mediante cirugía laparoscópica podemos realizar cualquier tipo de técnica compleja, lo que se define como cirugía laparoscópica avanzada, que precisa de una mayor especialización por parte del cirujano.

2.- ¿Qué ventajas aporta la Cirugía laparoscópica?

Al ser las incisiones tan pequeñas el dolor postoperatorio es menor, mejorando el estado general y de ánimo del paciente lo que permite una movilización precoz y la recuperación es mucho más rápida.

También la menor manipulación de los tejidos e intestino hace que el intestino recupere su movilidad antes, por lo que la ingesta se inicia antes. Además la menor manipulación hace que el riesgo de adherencias entre los tejidos disminuya y que existan menores complicaciones a largo plazo.

Todo ello influye en una menor estancia hospitalaria con una rápida incorporación a la vida laboral y social.

La posibilidad de complicaciones en las heridas (infección, hernias en la herida operatoria), se reducen a porcentajes muy bajos en la cirugía laparoscópica y en caso de producirse son de menor relevancia.

El resultado estético (que a priori parecería lo más importante) si bien se encuentra en un segundo plano, también es excelente. Las incisiones son pequeñas y muchas de ellas se realizan en una posición que queda oculta como es el ombligo o por encima del pubis.

En resumen, el paciente tendrá entre otros beneficios:

  • Menos dolor postoperatorio.

  • Recuperación más rápida con estancia en el hospital más corta.

  • Retorno más rápido a su actividad habitual, laboral y física.

  • Mejor resultado estético.

Otras ventajas derivadas de la técnica son:

  • Las pérdidas de sangre son menores.

  • Menor incidencia de complicaciones de las heridas (infecciones, hematomas, hernias, etc.).

  • Se alteran menos los mecanismos de defensa (inmunidad) del paciente.

Cirugía 3D

En los últimos años se han incorporado las nuevas tecnologías a la cirugía laparoscópica como es la cirugía en 3D. Esta visión tridimensional ofrece una mejor captación de profundidad, sobretodo en campos difíciles, y mejora la percepción de texturas lo que desemboca en una mayor seguridad para el paciente y acortamiento del tiempo quirúrgico.

En el Sanatorio Cristo Rey desde hace años se dispone de una torre Einstein Vision System (B Braun Aesculap ®) que permite una imagen 3D real en formato Full HD. Se precisa para operar el uso de unas gafas especiales (para visión 3D) así como una formación especial.

3.- ¿Qué intervenciones se pueden realizar?
  • Cirugía de vesícula biliar (colecistectomía) y de la vía biliar.

  • Cirugía de Hernia de Hiato y para tratamiento de reflujo gastroesofágico (ERGE).

  • Achalasia esofágica.

  • Tumores gástricos.

  • Cirugía de la obesidad.

  • Hernias laparotómicas (las que se producen en una cicatriz previa).

  • Cirugía de Colon y recto.

  • Cirugía del recto transanal (TAMIS).

  • Biopsias del hígado y resecciones parciales de hígado, quistes hepáticos.

  • Cirugía del páncreas, quistes pancreáticos.

  • Cirugía del Bazo (esplenectomía programada).

  • Cirugía de las glándulas suprarrenales (suprarrenalectomía o adrenalectomía).

  • Algunas urgencias abdominales y pélvicas (laparoscopía diagnóstica, apendicitis, colecistitis, perforación gástrica y duodenal, padecimientos ováricos agudos, diverticulitis, pelviperitonitis).